mesh wifi

Redes wifi mesh

Comparte

Desde que aparecieron por primera vez hace unos años, los  sistemas Wi-Fi MESH  han cambiado la forma de las redes WiFi domésticas.

Algunas de las ventajas de estos sistemas van desde la estética de los nodos que componen la red, hasta la cobertura WiFi que estos sistemas consiguen llevar a la última esquina de tu hogar.

Los sistemas de red mesh son populares por su facilidad de uso, con una instalación rápida y sencilla, así como una cobertura Wi-Fi doméstica perfecta. Pero incluso con su facilidad de uso, hay algunas cosas que se deben tener en cuenta al seleccionar e instalar una red mesh. Sige leyendo y descubre cómo configurar un sistema de mesh para cubrir tu hogar con una conexión Wi-Fi potente y sin lagunas.

Qué es un sistema Wi-Fi Mesh

Cuando definimos una red WiFi Mesh estamos hablando de crear, con los dispositivos que a continuación veremos, una malla con la señal WiFi por todo nuestro hogar u oficina.

La “malla” se refiere a la red inalámbrica que estos nodos crean entre sí, no solo pasando tráfico inalámbrico entre ellos, sino también manteniendo la intensidad de la señal WiFi en toda la red.

Los sistemas de Wi-Fi Mesh generalmente consisten en un dispositivo designado como router principal que se conecta directamente a su módem. Luego habrá uno o dos módulos satélites, o nodos, que colocará en toda su casa, cada uno generalmente solo requerirá una conexión eléctrica.

Si este conjunto inicial de dos o tres dispositivos de malla no es suficiente para cubrir el hogar u oficina con buena señal Wi-Fi, puedes comprar más nodos y se podrán integrar a la malla con una sencilla configuración.

Una vez configurados, todos estos dispositivos serán parte de una única red inalámbrica que compartirá el mismo SSID y contraseña. Esto significa que no se tienen que cambiar las redes y las contraseñas mientras se mueve de una habitación a otra, algo que si ocurre con algunos repetidores WiFi antiguos o baratos.

Cuánta cobertura necesitas

Dado que una mayor cobertura generalmente significa más nodos, antes comprar un sistema Wi-Fi mesh, debes averiguar cuánta cobertura inalámbrica necesitaras.

Para comenzar, calcula los metros cuadrados de tu hogar u oficina, o las áreas que desees cubrir, y no olvides tener en cuenta la distancia entre las distintas plantas si tienes varias a cubrir.

La cobertura varía de un sistema a otro, así que asegurate de verificar las especificaciones antes de gastar el dinero, y ten en cuenta que todas las casas son diferentes. Las estructuras como paredes, puertas y pisos afectarán las transmisiones de señales inalámbricas, al igual que la interferencia de otros dispositivos inalámbricos como hornos microondas y sistemas de teléfonos inalámbricos.

Casi todos los sistemas mesh son expandibles, por lo que si descubres que tu sistema no llega a ciertas zonas, no te preocupes, puedes agregar fácilmente más nodos después de la instalación inicial.

Instalación de un sistema mesh

La mayoría de los sistemas Wi-Fi mesh requerirán que se descargue una aplicación móvil y una conexión a Internet que funcione para la configuración.

Una vez que hayas descargado la aplicación, deberas crear una cuenta y una contraseña de administrador. Asegurate de recordar la contraseña para evitar tener que restablecer el sistema más adelante. También es una buena idea (y recomendada por la mayoría de las empresas) desconectar el módem o router al que conectará su sistema mesh para que pueda reiniciarse y asignar una dirección IP válida al nodo del router de malla.

Para comenzar la configuración, abre la aplicación y sigue las instrucciones para conectar el router de malla al módem, y agregar nodos satelitales.

Una de las cosas más importantes a considerar al configurar la red mesh es dónde colocar cada nodo para una cobertura Wi-Fi óptima y para no tener zonas muertas.

El nodo del router principal, que proporciona conectividad a Internet a todos los demás nodos satelitales, debe instalarse cerca de su módem de cable o router existente, ya que se conectará a él mediante un cable LAN. El nodo del router también debe colocarse al aire libre (no en un armario o mueble) y al alcance de una toma corriente de pared de CA.

La aplicación buscará el nodo y avisará cuando lo descubra, momento en el que el nodo adquirirá una dirección IP. Antes de pasar a la ubicación del nodo satélite, se deberá dar a la nueva red un nombre y una contraseña que usarán todos los clientes que se conecten.

Vale la pena señalar que la mayoría de los sistemas de malla Wi-Fi usan la dirección de banda automática y crearán un solo SSID para ambas bandas de radio, pero algunos permitirán dividir las bandas, en cuyo caso tendrá que crear nombres separados para las de 2.4GHz. y para las bandas de 5 GHz.

La ubicación de los nodos satelitales varía con cada sistema: según sus especificaciones, algunos nodos brindan más metros cuadrados de cobertura que otros. Una buena regla general es colocar el segundo nodo a medio camino entre el router y la zona muerta, como se haría con un repetidor WiFi, pero limitando la distancia a no más de dos habitaciones o 9 metros aproximadamente.

Si se usa más de un nodo satélite, sige la regla de las dos habitaciones. Coloca cada nodo cerca de una toma de corriente, al aire libre, en una estantería o mesa. Lo mismo ocurre con las casas de varios pisos, trata de limitar la distancia entre los nodos de arriba y de abajo a no más de 9 metros aproximadamente. 

Afortunadamente, muchos sistemas ofrecen una prueba de señal en la aplicación o un LED físico en cada nodo que le permitirá saber si está demasiado lejos del nodo principal o del nodo instalado previamente. Si este es el caso, reposiciona el nodo y realiza otra prueba de señal.

Al colocar los nodos, también se debe considerar cómo se conectaran aparatos como videoconsolas,  televisores , servidores NAS, Pcs etc… Estos dispositivos casi siempre funcionan mejor si utilizan una conexión por cable, ya que ofrece velocidades más rápidas sin interferencias de otros dispositivos inalámbricos.

 La mayoría de los nodos en malla están equipados con al menos un puerto LAN que le permite usar una conexión por cable, así que trata de colocar los nodos a una distancia de cable de cualquier dispositivo que se beneficie de una conexión LAN por cable.

Ventajas e inconvenientes de una red WIFI mesh

Mientras que los routers tradicionales son puntos de acceso centralizados y singulares, los dispositivos de red mesh están descentralizados. En lugar de un dispositivo que se conecta a una única puerta de enlace a Internet, las redes mesh se crean a partir de varios nodos que proporcionan conectividad web. Por ejemplo, podría tener un ‘hub’ central en la cocina y luego tener nodos satélite en la oficina en casa, la cocina o el dormitorio. 

Ventajas

  • Cobertura mejorada: el principal beneficio de una red mesh es la cobertura ampliada. En propiedades más grandes con una gran cantidad de pies cuadrados, invertir en una configuración de malla eliminará molestias como los puntos negros de cobertura. 
  • Un aumento en la confiabilidad: como tu dispositivo se conectará al nodo satelital más cercano en lugar de a un punto central de acceso, esto ayuda a garantizar que no importa dónde se encuentre fisicamente, es menos probable que se experimenten caídas en la conectividad.
  • Controles adicionales: una vez que una red de malla está activa, muchos proveedores permitirán a los usuarios controlar su router a través de una aplicación móvil. Esto podría incluir vigilar el tráfico de la red, reiniciar o incluso apagar Internet por completo, quizás una perspectiva atractiva para quienes tienen niños.

inconvenientes:

  • Gasto inicial: en general, los dispositivos mesh requieren un desembolso más alto que otros sistemas, como repetidores WIFi. Si bien el concentrador de un dispositivo y un satélite pueden no ser demasiado caros, si se desea aprovechar al máximo lo que puede proporcionar una red de mesh, es posible que se deba comprar más.
  • Más de uno: configurar una red mesh significa que necesitaras más de una toma de corriente. Para cada satélite que se agregue, deberas asegurarte de que haya una fuente de alimentación.
  • Velocidad: malla significa cobertura sobre velocidad. En algunos casos, las redes mesh, especialmente en los niveles de entrada, no proporcionarán las mismas velocidades que puede esperar de los routers típicos.

Qué es lo mejor para mi hogar

Debes decidir si vale la pena el desembolso de una red de mesh completa. En hogares grandes con puntos muertos, las redes mesh pueden proporcionar de forma inmediata la intensidad y la cobertura de la señal óptima en cualquier esquina.

Sin embargo, debes evaluar si realmente es necesario realizar el gasto, po ejemplo, si el problema es solo de cobertura en una zona pequeña puedes llegar a solucionarlo con un sistema PLC o un repetidor WIFi.

Otro caso son usuarios individuales que necesiten una conexión estable y potente, en este caso la recolocación del router tradicional en la zona principal de trabajo puede ser suficiente.

Sin embargo, si estás en una oficina o en tu hogar tienes un despacho donde trabajas, otra zona para jugar y necesitas ampliar la cobertura WiFi, crear una red mesh puede ser una gran solución.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 6 Promedio: 5)

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *